Seleccionar página

Redes Sociales Verticales y Horizontales

por | Feb 2, 2017 | Horizontales, Redes Sociales | 0 Comentarios


1.1 Introducción

Vamos a explicar estos los conceptos de redes sociales verticales y horizontales brevemente para después adentrarnos en detalle para ver sus diferencias y cómo debemos adaptar la estrategia de marketing social en cada tipología.

redes sociales verticales

Redes Sociales Horizontales

 

Las redes sociales horizontales son aquellas que carecen de una temática específica y están dirigidas a cualquier tipo de usuario. No tienen un objetivo sumamente definido más que el de actuar como soporte en el que se entablen relaciones sociales entre los usuarios.

Algunos ejemplos son Facebook, Twitter o Tuenti. Otras redes, como Badoo, Orkut o Hi 5, experimentaron durante años un gran protagonismo en América Latina, aunque han ido desapareciendo hasta el día de hoy.

Redes Sociales Verticales

 

Las redes sociales verticales sí giran alrededor de un eje temático y su objetivo es agrupar a una comunidad de usuarios en torno a dicho tema en cuestión.

Es por ejemplo, el caso de las redes sociales de ocio, que conectan a usuarios con aficiones comunes, como es el caso de la red de viajeros Minube o Nosplay, una red social española para aficionados a los videojuegos.

Pueden dirigirse a un público muy específico en sí. Existen por ejemplo algunas dirigidas solo a profesionales del mundo del transporte, del marketing o la investigación universitaria.

 


1.2 Diferentes facetas de una red social horizontal

El boom de las redes sociales o social media ha tenido su punto máximo con las redes sociales horizontales o generalistas. Sólo hace falta echar un vistazo a los números del gigante de Facebook por ejemplo, que ha sobrepasado los 1.500 millones de usuarios en todo el mundo.

redes sociales verticales

Para que nos hagamos una idea de sus dimensiones, veremos un dato llamativo: la noche de Nochebuena y el día de Año Nuevo se subieron a esta red social 1.100 millones de fotografías, cifra que aumenta significativamente cada año.

Es una de las cifras escalofriantes que se ven impulsadas con la facilidad que tenemos ahora de subir una imagen desde nuestro teléfono celular inteligente a cualquier red social que queramos.
¿Por qué es esto tan atractivo para los usuarios? Pues porque Facebook les permite contactar con amigos y conocidos de forma instantánea y gratuita, así como continuar la relación con personas a las que no podemos tener físicamente cerca.

Además podemos compartir con ellos gustos, aficiones y momentos de nuestras vidas a través de fotografías, vídeos y mensajes personales.

¿Y para las marcas qué? Debemos necesariamente decir que son una puerta abierta para hacerse un hueco dentro de esa vida personal de cada usuario, un canal de comunicación sin intermediarios: la marca y el cliente finalmente que convergen en un mismo lugar.

Con el anuncio del Graph Search (solo en EEUU), un buscador propio de Facebook que realiza búsquedas solo dentro de esa red social, es posible acercarnos todavía más al público, haciendo búsquedas en torno a las imágenes subidas a la red (siempre que sean públicas), los datos y gustos de los usuarios, etc.

Representa una gran oportunidad para marcas locales que quieran optimizar sus contenidos para usuarios cercanos, pero es una herramienta en la que Facebook está todavía trabajando.

Mientras, ya han salido alternativas como “Search is Back“, una herramienta de terceros para hacer búsquedas dentro de Facebook.

La incorporación de hashtags al estilo de Twitter o Instagram es otro paso adelante a la hora de generar conversación más allá de nuestro propio muro o de nuestro entorno más inmediato

Gracias a su carácter generalista del tipo horizontal, podemos acceder a diferentes tipos de público y segmentar nuestras campañas de anuncios basándonos en variables como la edad, la zona geográfica, los gustos e intereses o el estado civil.

Y tenemos la seguridad de que al tratarse de las redes sociales más utilizadas y conocidas, una gran cantidad de público está ahí; sólo necesitamos saber cómo llegar a él y elaborar nuestra estrategia.

Frente a las redes sociales verticales, su índice de uso es mayor y está frecuentado por personas que pasan el día en la red, hasta personas que se conectan muy puntualmente.

La lógica demuestra que la presencia social de una persona en Internet suele comenzar por las redes sociales horizontales y derivar más tarde hacia las redes sociales verticales.

También debemos tener en cuenta que por su carácter generalista conlleva la pérdida de privacidad.

Ya no somos solo nosotros los que compartimos nuestras fotos y nuestra vida, sino que también nuestros amigos adquieren el derecho a hacerlo, difundiendo información, imágenes o vídeos que a lo mejor nosotros no queremos mostrar o que se hagan públicas.

Al agrupar a personas tan diversas los intereses de los usuarios no coinciden y se producen situaciones realmente molestas. Pongamos como ejemplo los juegos de Facebook. Un amigo empieza a jugar a uno y nos invita a participar en él.

A nosotros no nos interesa e ignoramos la invitación, pero lo hace de nuevo y no sólo él, sino unas decenas de amigos más. Al final decidimos bloquear la aplicación para que no nos lleguen más invitaciones, pero resulta que surge otro juego nuevo de éxito y la historia se repite nuevamente.

Este tipo de cosas molestan en nuestra navegación y cansan al usuario. Es el problema de agrupar en un mismo lugar a tanta gente, que va desvirtuando el uso que hacemos de la red en sí.

Ocurre lo mismo con el número de amigos que acumulamos ¿realmente con cuántos de ellos nos vemos cada semana? ¿Cuántos son de confianza y los consideramos amigos en realidad?

Emilio Márquez reflexionaba, ya hace algunos años, en un interesante artículo sobre las redes sociales y las relaciones humanas, en donde compara las horas que dedicamos a las redes sociales con el tiempo que dedicamos a las relaciones humanas.

Incluso dentro de las redes sociales horizontales, se está tendiendo a limitar el círculo de relaciones. Un buen ejemplo fue Path, una red social en la que el usuario puede tener un máximo de 150 amigos.

La idea es que formemos un círculo de amistad con aquellas personas que tenemos más cerca y con las que realmente nos apetece compartir los momentos de nuestra vida. Es lo que podríamos definir como la “intimidad social” dentro de la red.


¡Es Tiempo De Pasar Al Siguiente Nivel!

¡Deja de Sobrevivir y comienza a VIVIR del Internet!

 

Mas Info!!!

1.3 Estrategia en una red social vertical y las oportunidades del marketing digital

Redes sociales como Facebook atraen cada día a más personas, pero en paralelo está surgiendo otra tendencia, la de las redes sociales segmentadas, dirigidas a un público limitado.

redes sociales verticales

Parece que el futuro estará lleno de redes sociales dirigidas a nichos específicos como el fútbol, los video juegos, el cine…etc.

La especialización está tomando fuerza en el mundo del Social Media y cada vez nos iremos dirigiendo hacia comunidades más pequeñas.

Los usuarios de las redes sociales más populares están empezando a cansarse de la publicidad masiva, el spam, las cadenas y los juegos que “molestan” en su tiempo de ocio.

Por ello, se detecta una tendencia a moverse a redes sociales menos intrusivas, donde sólo encuentren temas y usuarios de su interés.

Su segmentación hace que el contenido que ofrezcan sea de más valor que en una red generalista y que construyan ese entorno de intimidad que echamos de menos a veces en Internet.

Existen incluso herramientas para crear nuestra propia red social, como Elgg, que es utilizada por algunos colegios y universidades.

Ventajas de la redes sociales verticales:

 

  1. Los consumidores saben el contenido con el que se van a encontrar en la red y lo más importantes que verdaderamente les interesa.
  2. Al coincidir los intereses de los usuarios, la interacción es mayor y los debates, más interesantes aún.
  3. Las marcas conocen cuál es la temática adecuada sobre la que debe hablar en la red social y pueden elaborar las mejores estrategias como especialista en la materia.
  4. Son más fáciles de integrar dentro de una estrategia de e-Commerce porque ofrecen amplias posibilidades comerciales.
  5. Pueden generar tráfico altamente calificado y de muy alto valor hacia tu sitio web o tienda online (por tanto, más ventas).
  6. Puedes introducir un sistema de valoración personal para impulsar tu reputación.
  7. Son un excelente escaparate para marcas que quieran anunciar sus productos y7o servicios, ya que el usuario no verá la publicidad como spam intrusivo.
  8. Extrapolación de experiencias de un usuario a otro: prescripción.

1.4 Las redes verticales un vertedero de potenciales consumidores

Desde el punto de vista de los negocios, podemos ver una tremenda oportunidad en las redes sociales verticales.

Una red social vertical está llena de potenciales consumidores, reunidos en un espacio en el que esperan encontrarse con un contenido determinado y, por lo tanto, están más predispuestos a consumir.

redes sociales verticales

Al estar en un entorno más íntimo, los usuarios participan más, generan contenido de más calidad y aportan más valor que en una red genérica u horizontal.

Se sienten parte de un ambiente de confianza en el que pueden conocer gente afín, intercambiar conocimientos e incluso organizar eventos temáticos en particular.

Es lo que ocurre por ejemplo en Cocinario, una red social para los amantes de la gastronomía. En ella, los usuarios pueden intercambiar conocimientos, compartir recetas, hacer preguntas, etc.

Otro ejemplo es Trendtation, una red social sobre moda, donde seguir las tendencias en ropa y complementos, consultar los productos de multitud de marcas de moda y en la que los usuarios pueden hablar sobre sus gustos, recomendar productos e interactuar en foros.

Este tipo de webs son un tesoro por explotar para empresas y marcas textiles, ¡porque es un lugar lleno de potenciales consumidores!
Como empresa, es interesante que busques si existen redes sociales temáticas relacionadas con el producto que vendes o los servicios que ofreces.

Puede ser una excelente oportunidad para darte a conocer, interactuar y conseguir potenciales clientes. Una buena estrategia es crear, como marca, un evento para reunir a los usuarios u ofrecerles promociones exclusivas.

Hay marcas que van incluso más allá y han creado su propia red social, como hizo Lego, la conocida marca de juguetes de construcción, al lanzar “Rebrick”, donde los fans de Lego se crean su propio avatar y pueden compartir fotos de construcciones, votar a las mejores, comentar…

¿Qué consigue Lego con esto? Crea una comunidad, que es un gran instrumento de fidelización y consigue acercarse de forma particular a su gran masa de clientes.
Además de dar un espacio exclusivo a sus consumidores, puede realizar un estudio gratuito sobre ellos y es como una especie de “marketing encubierto”.

Sin anuncios, banners ni publicidad intrusiva. Nada de spam, pero con la presencia total de la marca. Mejor escaparate, imposible.

Internet está ofreciendo unas posibilidades de segmentación que hasta ahora eran impensadas y que no se ofrecían en ningún otro medio de comunicación en particular.

Esto no es solamente bueno para las marcas, empresas o negocios, sino para los mismos usuarios que pueden acceder a contenidos sobre sus intereses y conectarse con personas con gustos similares, con las que se identifican totalmente.


1.5 El precio de la intimidad

¿Te has puesto a pensar cómo ganan dinero las redes sociales que utilizas a diario? Muchas surgen sin un modelo de negocio claro y con el tiempo empiezan a implantar mecanismos que les permitan generar ingresos.

Un ejemplo de ello es la evolución de Facebook en la forma de obtener ingresos, tras su decepcionante salida a Bolsa ha intentado monetizar su plataforma de otras formas: juegos, anuncios, participación en promociones, etc.

Les recomiendo la lectura de este artículo para conocer algo más acerca de su forma de generar ingresos.

La publicidad puede llegar a ser muy molesta en Internet. Las redes sociales la están incluyendo, como medio para rentabilizar su actividad. Nos quejamos de los anuncios pero ¿estaríamos dispuestos a pagar por una red social sin publicidad?

El experimento de App.net, la red social de pago que nació garantizando cero anuncios en su plataforma, es muy significativo. App. net pasó de concebir al usuario como producto o “cebo” de empresas y marcas, a crear un modelo de red social en la que el usuario es el verdadero protagonista y los cambios y servicios se realizan para satisfacerlo.

Muchos consideraron loco a Dalton Caldwell, creador de App.net, cuando explicó que, para acceder a su red social, los usuarios tenían que pagar 50 dólares anuales.

En 2013 la cuota anual descendió a 36 dólares y se incorporó una modalidad gratuita con algunas limitaciones, que inicialmente requería recibir una invitación de un miembro de pago.

Gracias a esta relajación de las condiciones de uso, App.net duplicó su número de usuarios entre mayo y noviembre de 2013, pasando de 100.000 a 200.000. No obstante, el proyecto no tuvo éxito y ahora se han pasado a Alpha, una red de microblogging.

Lo cierto es que, al imponer una cuota de pago, se delimita por defecto el público que accede a ella. Sólo los más fanáticos de Internet o las personas verdaderamente interesadas en relacionarse en una red social, estarán dispuestas en principio a pagar esta pequeña cuota.

Un caso totalmente opuesto es el de Rustoria, la red social rusa que paga a periodistas y bloggers por subir contenidos interesantes sobre la actualidad nacional y local. Un modelo no tan alejado de plataformas de periodismo ciudadano como Huffington Post.


¡Compártelo!

Si te ha gustado el contenido del Artículo, te pido un favor. Compártelo con Alguien!!!